Hazlo tú mismo

“Cada vez que participas en una tarea artesanal estás marcando una diferencia, sea luchando contra el materialismo inútil, haciendo piezas para causas benéficas o algo entre una cosa y otra”. Son palabras de Betsy Greer, la creadora del concepto de craftivismo, el cual define como el encuentro entre la artesanía y el activismo, una práctica de creatividad comprometida con causas políticas o sociales.

Cada vez son más los que optan por consumir productos hechos a mano en un intento de combatir las estrategias de un mercado en el que muchos consumidores asumen un papel pasivo. Este concepto considera la capacidad de creación su herramienta de lucha, y el consumismo que prevalece en el modelo social y de mercado actual, su principal enemigo. Mediante la creación de sus propios objetos y el apoyo al consumo artesanal, pretenden demostrar que existen alternativas de consumo sostenible, y que es posible vivir al margen del mercado, o al menos, alejarse de él.

Desde el Portal de Economía Solidaria se considera que la raíz de las grandes desigualdades entre algunos países del Sur y del Norte están las relaciones comerciales. La explotación laboral, la esclavitud, la explotación infantil, salarios míseros, o condiciones de trabajo insalubres, son algunas de las consecuencias de las relaciones comerciales actuales y del precio tan reducido al que se ofertan los productos en determinadas marcas.

Como alternativa proponen establecer relaciones comerciales basadas en el trato directo, con criterios no sólo económicos, sino también de carácter social y ambiental. En algunos países, las comunidades más pobres forman cooperativas de grupos de mujeres y asociaciones que trabajan con sectores que se encuentran en una situación de exclusión social, para trabajar de forma artesanal con el fin de abrir mercado a sus productos. Son, según la Coordinadora de Comercio Justo, “los productores, el primer eslabón de este comercio” y explica que “al utilizar con responsabilidad nuestro poder y valorar no sólo el precio de los productos, sino también las condiciones sociales y ecológicas en que se han fabricado, podemos decir no a la explotación y contribuir a establecer relaciones comerciales más equitativas”. Las importadoras y las tiendas de Comercio Justo hacen posible que sus artículos lleguen a nuestras manos. En Europa ya hay 3.000 tiendas de este tipo y el volumen de ventas aumenta cada año.

También la ética “Do It Yourself”, hazlo tu mismo, rechaza la idea de tener que comprar siempre a otros lo que se desea o necesita. Desde este movimiento se propone hacerlo por iniciativa propia, y como primer paso, que las personas no dependan de terceros a la hora de hacer las reparaciones propias de las viviendas, y prescindan así de la necesidad de recurrir a profesionales como fontaneros o electricistas. Sus defensores defienden que consiste no sólo en enseñar a fabricar productos propios sin necesidad de comprarlos o repararlos, sino que son las medidas que como ciudadanos se pueden tomar para equilibrar la inmensa importancia que se le da al consumo.

Pero además de la aportación social y económica que supone, la artesanía contribuye a la satisfacción personal de quienes deciden llevarla a cabo. Los trabajos manuales despiertan el lado creativo de las personas, permiten relajar la mente y dejar fluir los pensamientos, lo que contribuye al autoconocimiento personal . Además favorecen la comunicación con quienes las rodean, y ayuda a adquirir un estado de armonía.

Más allá del beneficio personal que supone dar uso a algo que alguien crea por iniciativa propia, para algunos supone también una crítica al legado de un mundo postindustrial de usar y tirar y una forma de rechazo hacia los productos industriales de aspecto idéntico y de bajo coste en detrimento de la calidad.

Para la periodista Raquel Pelta, “frente a un sistema que sólo aprecia el producto final, es una manera de valorar el proceso de trabajo y a quienes han intervenido en él”.

Quizá la cuestión resida en valorar que detrás de cada pieza de tela, tejido o arte producida por una persona o comunidad, hay una historia y experiencia personal.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *